Internet: Naufragando en un mar de información

Internet, un concepto con el que muchos han crecido y creen conocer sus principales secretos. Pero ni siquiera Julian Assange, creador de WikiLeaks puede controlar la cantidad de información que se encuentra en este universo virtual que ya es parte de nuestra vida.

¿Alguna vez nos hemos detenido a pensar en la cantidad de nueva información creada o recibida a través de Internet cada minuto?

Lo anterior no es un pasatiempo descabellado o sin sentido, pues varios investigadores han ocupado su valioso tiempo en hacerse esa pregunta. Santiago Márquez, por ejemplo, en su libro La web semántica (2007), aclara que los dos problemas principales de la web actual se relacionan precisamente con “la inexistencia de mecanismos de procesado automático para manejar la gran cantidad de páginas y aspectos relacionados con la falta de interoperabilidad”, y va mucho más allá, atreviéndose a calcular que el ciberespacio alberga unos 4*109 documentos, equivalentes a 28 millones de libros, en formato texto imágenes, videos, presentaciones y otros contenidos multimedia. Recursos que (en su gran mayoría) gravitan sin orden o clasificación clara y práctica, de lo cual nos damos cuenta cada vez que (intentando hacer una sencilla consulta) recibimos como respuesta miles de resultados, de los cuales más de la mitad no tienen nada que ver con muestro tema de interés.

Pero allí no acaba la cuenta, aún es necesario contar el volumen de información que circula, se crea, se consulta o a la que se accede permanentemente a través de la web, cálculo que desde el 2009 viene realizando la compañía de inteligencia de negocios DOMO, en apoyo con Column Five Media. Según su último análisis, la investigación determinó que entre el 2011 y el 2013 se superaron los 4.000.000 de consultas a través del buscador más popular del momento: Google, tal como lo muestra su infografía:

Data Never Sleeps 2.0 [Infographic]
Data Never Sleeps 2.0. Infografía publicada en http://www.domo.com/learn/data-never-sleeps-2
Luego de ver toda esta cantidad de información (agradablemente presentada en una sencilla y comprensible forma gráfica), cobra sentido pensar en la necesidad de un sistema que permita clasificar, organizar y estructurar todos estos datos para hacerlos realmente usables y facilitarnos la vida a quienes creemos que Internet sí tiene las respuestas (casi todas). La web semántica, se encarga de hacer ese “trabajo sucio”, limpiando la casa y poniendo orden a lo que hasta ahora se ha convertido en un caos. La implicación semántica del asunto nos remite más allá de los datos, a los meta-datos, buscando un sentido más profundo que el simplemente terminológico al que responde la web axiológica actual.

¿Habías escuchado antes sobre la web 3.0 o semántica y sus ventajas?

¿Te parece útil este tipo de aporte de esta web?

Déjanos tus comentarios.

Referencias: 

DOMO (s.f.) Data Never Sleeps 2.0 [Infographic] Recuperado de: http://www.domo.com/learn/data-never-sleeps-2

Márquez, S. (2007). La Web Semántica. Editorial Lulú. Recuperado de: http://www.google.com.co/books?id=afuncWknStoC&printsec=frontcover&hl=es#v=onepage&q&f=false

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s